Dispeleo

Presentación:

Es comúnmente aceptado por la sociedad el valor esencial que el deporte representa en el desarrollo integral de la persona, tanto en el aspecto físico como en el psíquico o social, posibilitando un equilibrio entre estos tres aspectos de la personalidad del ser humano. En el caso de las personas afectadas por algún tipo de discapacidad, este valor y sus efectos son aún más claros y evidentes.

Así, a los discapacitados motores la práctica del deporte les posibilita la readaptación física y psicológica, la lucha contra la incapacidad y la reintegración social. Para ellos, el deporte puede constituir la forma más natural de llevar a cabo sus ejercicios de rehabilitación de una forma más agradable, más lúdica y menos monótona.

Para el discapacitado psíquico constituye la mejor posibilidad de relacionarse con los otros y con el entorno social que le rodea, incidiendo positivamente en la sociabilidad de estas personas.

Para el discapacitado sensorial, la práctica del deporte puede constituir una forma de obtener información, captar, aprender y dominar el entorno que le rodea.

Vías de incorporación a la práctica de personas con discapacidad

La práctica de actividades físicas, deportivas y recreativas para personas con discapacidad podrá realizarse a través de vías tales como:

o Educativa: practicado en instituciones donde el fin es la educación integral del alumno. Resalta las capacidades.

o Competitiva: práctica individual o grupal que requiere de entrenamiento, disciplina, superación, respeto de las reglas…

o Recreativa: como actividad para el tiempo libre.

o Terapéutica: como parte de un programa de actividad física en el tratamiento de la discapacidad.

Principales restricciones en la participación hacia la práctica deportiva provocados por el contexto

Existen grupos que no pueden acceder fácilmente a actividades deportivas; incluso dentro de estos grupos pueden existir discrepancias que conducen a la insolidaridad entre sus miembros, acentuándose así las divisiones. Es preciso romper esa dinámica y lograr que el deporte sea una punta de lanza que abra el camino de la integración. Integración entendida no sólo como aspiración de un colectivo, sino especialmente como revulsivo personal para muchos de sus miembros; no puede ocultarse que el deporte es para muchos discapacitados la primera y, a menudo, única fuente de protagonismo social.

En la actualidad, sólo un porcentaje muy reducido de la población discapacitada está en activo físicamente. Esto afecta sobre todo a la gente joven que tiene algún tipo de afectación. El abismo entre la participación deportiva de los discapacitados frente a los no discapacitados se podría paliar ofertando actividades físicas y deportes adaptados en los centros educativos y en los clubes.

Importancia de las adaptaciones metodológicas y la seguridad en la iniciación deportiva de personas con discapacidad

Tanto en el deporte general como en el deporte adaptado lo más habitual es iniciar una actividad deportiva por ocio. Con esa motivación, cualquier persona con discapacidad crónica o recientemente adquirida puede plantearse hoy comenzar una actividad deportiva o iniciarse en otra distinta a la que ya practique.

Una actividad se disfruta cuando es segura. Verificar dicha seguridad antes y durante la realización de la práctica deportiva en sí misma y sobre los productos de apoyo que sean necesarios para llevarla a cabo es muy importante. La actividad siempre se debe desarrollar sin riesgo, considerando el propio de la actividad. Nos ayuda a disfrutar de la actividad hacia donde queremos llegar con ella, es decir, la meta de la actividad.

Realizar la actividad dentro del marco de deporte adaptado o inclusivo siempre aporta beneficios para todos los participantes. Hay que proponer el deporte como un desafío personal y valorar adecuadamente todas las capacidades del deportista para plantear las adaptaciones (metodológicas, productos de apoyo, etc.) necesarias, siempre intentando minimizarlas, para conseguir dichos beneficios personales. ( Tomado de Rubén Cigüela Iñigo. Deporte Adaptado y Discapacidad. Escuela de Espeleología)

Sin embargo, todavía deben superarse muchas barreras. Es necesario posibilitar que las personas con alguna discapacidad tengan acceso a las instalaciones deportivas y recreativas, e introducir actividades físicas adaptadas que motiven y fomenten la participación mediante fines rehabilitadores y/o terapéuticos, recreativos y/o competitivos para las personas con diferentes tipos de minusvalía.

Con el objeto de lograr una inclusión social satisfactoria, es preciso mejorar la preparación de los técnicos deportivos, porque ellos pueden contribuir considerablemente a lograr este objetivo de una inclusión satisfactoria en un campo nuevo como es la espeleología.

Objetivo:

En el mundo de la espeleo es poco lo que se ha hecho para la inclusión de discapacitados. No es un entorno fácil de integrar ciertamente, pero no es menos cierto que existen distintos grados de discapacidad y distintos niveles de dificultad. El objetivo de este proyecto es diseñar, ensayar, documentar y transmitir distintas técnicas de enseñanza y guiado de deportistas con diferentes discapacidades. A la vez que queden definidas las características que han de tener las rutas en cada caso y para cada tipo de discapacidad. Desde guiados por cuevas turísticas hasta actividades de espeleología vertical.

Se trata de identificar, previamente a la práctica, las características propias e individuales de todo practicante con alguna discapacidad. De identificar, eliminar o reducir barreras de acceso a este deporte. Definir medidas de seguridad y acompañamiento para este tipo de deportista. Determinar las principales orientaciones metodológicas a emplear según tipo de discapacidad, especialmente en relación a la comunicación y la participación en la tarea.

En resumen, alcanzar el mayor grado de autonomía de estos deportistas en la práctica habitual de la espeleo adaptada.

Propuesta metodológica:

La metodología propuesta puede ser algo como la siguiente:

Diseño de procedimientos y técnicas específicas a partir de técnicas integración inversa, y con el apoyo de deportistas expertos y noveles (se detectan dificultades de ejecución y de aprendizaje), a los que se les somete a cierto nivel de limitación física. De esta manera se definen los procedimientos a seguir en entornos controlados (rocódromos y paredes verticales naturales), posteriormente se llevan a cabo guiados en cuevas naturales con estos protagonistas y siguiendo estos protocolos de forma que se depuran las mismas. Finalmente se ensayan en entornos artificiales y naturales, ahora si con deportistas discapacitados recibiendo sus comentarios y consejos que depuran la técnica.

SI ESTÁS INTERESASO EN PARTICIPAR EN ESTE PROYECTO PONTE EN CONTACTO CON LA COORDINADORA DEL MISMO.

Olga Gutiérrez: olga@espeleosocorro.es

 

Share